El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

martes, abril 10, 2007

De dedos






El meñique fue a por un huevo. El huevero, escamado por el raquítico aspecto que ofrecía su cliente dudó de su solvencia, se negó a atenderle y el dedo, hijo menor de una dinastía de abogados sin escrúpulos, obtuvo el amparo de los tribunales, logró la clausura del huevería durante un mes entero, la pública reconvención del antipático huevero y dos huevos, uno en concepto de costas que guardó como testimonio de su triunfo y otro segundo que inexplicablemente le regalo a su primo el anular.

El anular partió el huevo. El dedo anular, quizás por pertenecer a un hombre soltero, era depresivo, melancólico, propenso a la introspección. Se sentía un inutil. No sabía cual era su papel en esta vida, y no pudo evitar al estar delante del huevo, preguntarse que fue antes, si el huevo o la gallina. Se imaginó una gallina cósmica sacando por el culo un huevo universal , lo cual fue demasiado para el. Ingreso en un balneario en el que por las noches un cuarteto de cuerda interpretaba adagios y donde la gente hablaba bajito incluso mientras comían. Por si acaso llevaba una botella de whisky para los días malos en los que le daba por volver a pensar y se cogía unas curdas tremendas que las enfermeras, con voz melosa, le reprochaban a la mañana siguiente.

El dedo corazón se encontró con el huevo partido y le echó sal. Y se preguntó, porque siempre lo hacía, por que a mí, por tener un primo trepa y un hermano tarado. No es justo. Estar en medio, ser el más alto, y que nadie te lo reconozca. Y se imaginó a si mismo tomando ese huevo y vendiéndolo de estraperlo en un lugar en guerra sacando por ello tres o cuatro huevos más. Y dedicarse a ello tres o cuatro años hasta tener un huevo de huevos y armado con ellos arrojárselos a su padre, a us hermanos, a sus primos. Llenar de huevos al mundo para demostrar que el existía. Y luego lo pensó mejor y todo eso le dió una pereza tremenda así que se fue a su habitación a ver si por una puta vez, los pulgares le dejaban jugar a la Play.

El dedo índice cogió el huevo lo desestructuró e hizo una espuma de huevo frito con aroma de albahaca y jazmín.

El dedo pulgar se comió la espuma, eructó sonoramente y le pegó una hostía a su hermano por hacer gilipolleces con la comida. La próxima me haces un huevo frito en condiciones, subnormal, que eres subnormal. Luego se fue a la habitación del dedo corazón a aclararle un par de cosillas en relación a eso de jugar a la Play. Después. penso, le mandaría un sms a la novia, y a ver si por entonces podía de una vez comer en condiciones. Nunca me cayó muy bien mi dedo pulgar






11 comentarios:

Anonymous glauka ha dicho...

Joer joer joer joer .... pero mira que te da a ti la imaginaciónnnnnnnnnnn ... si es que en todas partes cuecen habas, vaya que sí, hasta entre los dedos de una mano hay variedad ;) y pese a vivir todos grapaos a la misma mano, oye, que tienen suertes distintas.

Besos!

12:36 p. m.  
Anonymous Polilla ha dicho...

A ese pulgar abusón debería hacerle una visita el "primo de Zumosol", o sea, el dedo gordo del pie. Seguro que así dejaba de fastidiar a los más débiles.

Estoy tratando de aprenderme la coreografía de los chicos del vídeo. Me ha dejado impactada. Pero me faltan las esfinges para poder ponerme en situación. ¿Crees que el dedo corazón podría conseguirme un par de ellas de estraperlo?

3:07 p. m.  
Blogger Lula Towanda ha dicho...

¡Qué mal parado sale el pícaro gordo!
Yo lo veo como marginal, apartado de sus hermanos.
El dedo gordo no sirve para teclear, solo para golpear la barra del espacio, es decir, la nada.

10:40 p. m.  
Blogger Hulde Ayala ha dicho...

el del medio el del medio!!

jeje, saluditos

7:16 a. m.  
Blogger Leticia ha dicho...

Hola, tengo un blog sobre televisión, es nuevo, y me haría mucha ilusión que entraras. !!!! te dejo la dirección:

www.lamoscadelatele.blogspot.com

Muchas gracias y un saludo

9:12 a. m.  
Blogger Zebedeo ha dicho...

Le echaste huevos para escribir esta historia, eh. Estoy de acuerdo contigo el dedo pulgar es un huevudo, pero el más peligroso es el anular igual un día se le cruzan los cables y empieza a cargarse el resto con una ametralladora.

10:47 a. m.  
Blogger Arare ha dicho...

Menuda familia, oiga!!!

Un beso, Mago!

10:55 a. m.  
Blogger Eulalia ha dicho...

Tú lo que eres es un iconoclasta, el índice de los blogueros, desestructurando los cuentos de toda la vida. A quién se le ocurre, hombre, tocarnos la infancia con ese desparpajo.

2:27 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

Cinco deditos...
Cinco historias diferentes y enlazadas de mágica forma.

Besos

7:27 p. m.  
Blogger Lara ha dicho...

Como se suele decir: "cada uno de su padre y de su madre" ... ¿o no?
:) Un saludo.

7:59 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

Mago!
me recordaste un jueguito digital...en el que vas señalando a cada susodicho..
"éste dedito Chucho, compró un huevito, éste lo pagó, este lo cargó, éste lo cocinó, y este gordo hijo e puta se lo comió:o"
A mi em gusta el dedo alto... no sé.. pero le tengo fijación:)
oiga, la música preciosa!
Iloviubaby.;)
besos!

9:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal