El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

jueves, marzo 15, 2007

Profiden







Fue en un mundo blanco... hubo un día en el que tuve que sonreir mientras mi mundo se moría

No recuerdo por qué, nunca he sabido de causas, pero pasó y me entraron ganas de acabar con todo, pero claro, no había huevos, no había ovarios, no había nada. Y lo peor el no saber decirlo, el que solo fuera yo quien me supiera hueco y el resto del mundo lleno de ... cosas.

Una sonrisa obscena, con muchos dientes y todos los colmillos. Y dentro un silencio atroz en el que nunca cayo una moneda o una gota de agua. Y así me quede. Con ella puesta. Con esa sonrisa burlona. Al despertar y en la comida y en el cine viendo una triste. Sin resurrecciones en las entrañas ni excepciones en los entierros.

Y además, el Resto. Con la misma sonrisa, los mismos dientes, unos más blancos y otros mellados... los mismos dientes. Yo, con otras caras. Me gustaría que me hubieran dicho algo, pero como demonios, si ni siquiera yo podía decir nada, si no pude preguntarles, por qué. Las respuestas son para los valientes y yo... yo no.

Una tarde cogí un martillo y me rompí esa sonrisa de mierda a hostias. Me quede sonrosado y tranquilo. Eso hice yo. No se lo que hicieron los otros. Nunca me atreví a preguntarlo

A partir de entonces, el mundo fue rojo.

16 comentarios:

Blogger Lula Towanda ha dicho...

¿Por qué no probaste a llorar? desahoga mucho

9:18 a. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Ah...hay sonrisas obscenas, amores que fulminan y mary-poppins torpes..pero hay Magos que siguen siendo Magos, aun cuando martillen sonrisas...

Un abrazo!!

11:14 a. m.  
Blogger El Tipo de la Brocha ha dicho...

Por mí no hay problema en eliminar las sonrisas. Para algunos sólo son un recurso literario.

3:27 p. m.  
Blogger Chisme Cotilla ha dicho...

Me has dejado chafado mago, ahora ¿quien se atreverá a contarte un chiste?

1:20 p. m.  
Blogger Trenzas ha dicho...

Decisiones drásticas. Se cansa uno de verse reflejado en todos. Y si esos "todos" no nos gustan demasiado, pues...
Valdría la pena encontrar el valor para cambiar el color de la vida.
Un abrazo, mago

12:49 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

Mago...
sin palabras...
siempre me dejas muda!
pero con sonrisas:)
mil besos!

8:17 p. m.  
Blogger sergisonic ha dicho...

si la sonrisa es honesta, continuará siendo sonrisa.

4:56 p. m.  
Blogger Zebedeo ha dicho...

A partir de entonces, el mundo fue rojo. Mmmmm bonita versión de como empezó el comunismo. Cogiste el martillo ¿y la hoz?

6:47 p. m.  
Anonymous manel ha dicho...

Muchos siguen así. Cada vez tengo menos tiempo para las cosas importantes. Se me va en pequeñeces. Un saludo

7:37 p. m.  
Blogger Jejo ha dicho...

In Red ...

11:30 p. m.  
Blogger JeJo ha dicho...

Muchas veces, casi siempre, después de disfrutar leyendo tus historias, me quedo meditándolas entre sorprendido y mudo de gusto.
No me gusta ser reiterativo en cuanto a lo bien que escribís y a la maravillosa magia de tu imaginación.
Al leer esta por 2° vez, sin encontrar palabras que escribirte, traté de intrepretarla en una imagen in red (en rojo).
Seguramente, mi ego, necesita que te enteres de alguna manera que me gusta leerte.

3:01 a. m.  
Blogger JeJo ha dicho...

"Solo la locura resuelve nada."
Se felíz.

3:10 a. m.  
Anonymous María ha dicho...

Aún con esa sonrisa que no desaparece, con la sonrisa burlona,... debería ser más fácil llorar que romperla con el martillo.

Qué ud. Sr. Mago ha dicho que también es bueno sonreir. Besos

9:00 a. m.  
Blogger el mono azul ha dicho...

Y ahora que digo yo???

Mago...haces mágia

9:48 a. m.  
Anonymous vi230850 ha dicho...

te entiendo bien... sí, aunque no sabría contarlo como un cuento...

pero el mundo fue rojo y no puedo dejar de olvidarlo

9:11 p. m.  
Blogger Arare ha dicho...

Copio todas las palabras, sin dejarme ni una, de jejo.

Si tengo que pagar royalties o algo, ya me lo diréis.

11:19 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal