El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

jueves, febrero 01, 2007

Tinieblas




A las siete y cincuenta y cinco de hoy se han apagado las luces.

Me sorprendió que así fuera, en mi empresa estas cosas no se llevan, no son rentables, son raras. Lo raro en mi empresa no gusta. Lo raro es anormal, lo anormal, caro, lo caro es poco rentable. Mi empresa es muy rentable.

Pero hoy se han apagado las luces, justo en medio de la reunión.

En el despacho estaban

A. El señor no muy mayor pero ya no joven que se ha quedado donde está y la única sorpresa que le espera es la prejubilación, antes o después. Me mira. A veces con deseo. Las más, con asco. Seguro que el dice que no es machista en casa. También le dirá a su mujer que le quiere, en los domingos y en navidades y en alguna que otra boda de un sobrino.

B. Un zagal. Un tipo que acaba de aprender a afeitarse, que se habrá follado a dos chicas en su vida y que prefiere el sexo por internet porque le pone menos nervioso. Su falta de ambición es directamente proporcional a su desinterés por su trabajo. Me desprecia porque le mando como despreciaría a cualquier otro que le diga lo que tiene que hacer. Si le despido no llorará. Buscará otro trabajo tan anodino como el que desempeña y le darán la misma mierda de sueldo que le permite vivir hecho un rey en casa de sus padres.

C. No tardará en ser mi jefe, en ser un problema. La mandíbula prominente y un torso plano y bello. Sin mirada detrás del vacío que deja su alma. Sabe sonreir y sabe intrigar. Un perfecto hijo de puta, guapo eso sí. Le rechacé una cena. Será un problema cuando sea mi jefe. No tardará mucho. Porque da un poco igual lo que haga. El es guapo y yo mujer. Así son las cosas que nadie escribe.

Hace cuatro minutos y treinta segundos que mi empresa ha hecho algo raro, por una vez, algo anormal e imagino que alguien será despedido. Uno de esos insociables, uno "que no se adapta". y espero aburrida a que termine el primer acto de esta obra interminable, cuando compruebo como unos labios furtivos se juntan con los míos y los abrazan. Me revuelvo, pero solo un instante. Mi boca sigue besando porque.... como decirlo, no es un beso sino una caricia, no es l rastro de un baboso, sino una forma desesperada de contar mentiras dulcísimas, no es un abuso sino una súplica. Y beso y me pierdo en una oscuridad radiante. No es un beso, pero se le parece mucho.

Cinco segundos antes de que vuelva la luz cesa el beso y mis labios se retuercen en una mueca retorcida y sola. Cuatro tres, dos y uno. La luz vuelve.

Ellos miran aburridos. Ya toca volver a casa. Cierran la puerta detrás de sí. Hago lo propio cinco minutos más tarde. No se quién ha sido. No quiero saberlo.

16 comentarios:

Blogger illa ha dicho...

Jmm..¿nos propones jugar al Cluedo?-_-

3:12 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

caray Mago....
me has dejado
muda..
y con la boca adormecida de intriga...
como siempre..
magistral:)
besos!

2:23 a. m.  
Anonymous vi230850 ha dicho...

Joder, Zifnab, qué tensión narrativa. Me ha gustado mucho

1:17 p. m.  
Blogger Blanche ha dicho...

espectacular... descubro muchas cosas... bufff....

3:22 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

¿todo eso en cinco minutillos de nada? ¡cuánta intriga! Besos

8:02 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

Y gracias por tu felicitación.

1:19 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Es más dulce la mentira. Pese a la intriga, yo tampoco quiero saberlo.

Abrazos, Sr Zifnab.

4:20 p. m.  
Blogger Larha ha dicho...

Me inclino por C, al menos sabe sonreir. Aunque lo has puesto difícil, es lo único salvable. A pesar de ello, y como es una mentira dulcísima, es mejor no saberlo, en caso contrario habría que ir con los pies en la tierra, y eso... querido mago es tan aburrido que da terror terrorífico.

Un beso.

8:07 p. m.  
Blogger Saravá ha dicho...

que bien escribes, j*****.
Es un post ncreiblemente inteligente. qué envidia.

11:12 p. m.  
Blogger Bito ha dicho...

A mí que ha sido el señor no muy mayor pero todavía joven convencido de que besaba al jefazo guapo excitado por las insinuaciones del pajero aburrido e inexperto.

1:44 p. m.  
Blogger Dan ha dicho...

Qué pena no haber estado allí para ser parte de la ruleta...

QD

6:25 p. m.  
Blogger JeJo ha dicho...

Tal vez sea mejor no saber quien fué.
Pero seguramente, como dice el final de la canción, "sintió que le pertenecías" ... por lo que descarto a B.
Chau, Mago genio, nos vemos ...

8:02 p. m.  
Blogger sergisonic ha dicho...

ostras, qué misterioso!!!!!!!

8:39 p. m.  
Blogger Espiritrompa ha dicho...

No me preguntarìa quièn ni por què. Me quedarìa simplemente con la delicia de un beso inesperado.

me agrada bastante tu narrativa, es sencilla y atrapa.

11:58 p. m.  
Blogger Trenzas ha dicho...

No, no; no querría saberlo tampoco.
Es más; creo que aunque lo supiera, haría como si no.
Sería algo para recordar y esperar cada vez que se apagara la luz.
Un abrazo, mago escritor.

9:38 p. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Oh,yo reconoceria la persona por el olor/perfume...sabria, conocer la verdad es una buena arma...esos candidatos no me gustan y sus besos robados tampoco..las mentiras mucho menos.
Aunque el relato sea bueno...

Un abrazo, Mago!!

12:04 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal