El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

jueves, agosto 24, 2006

Fauna

Cuando la Unicornio parió un cachorro de dos cuernos el Consejo de Unicornios, sabio decían ellos, despiadado, dijeron otros, no le concedió que tamaña aberración se quedase a su vera y murió dos días después de ver como a su hijo le abandonaban en un claro del bosque.

El Unicornio de dos cuernos escuchó como su madre moría (esas cosas se escuchan, se sienten, se saborean) y juró venganza. Vagó por el bosque y encontró a otros desterrados como él, con dos cuernos como emblema de su vergüenza. Unos aguardaban la muerte tumbados en cualquier sitio. Otros peregrinaban asustados sin rumbo. Les tomó a todos bajo su protección, se erigió como su líder y les sacó adelante con la promesa de que llegado el momento le obedecerían en todo lo que les ordenase.

Llegó el momento, advirtió la luna, encarnada esa noche. Y los Unicornios de dos cuernos berrearon por el sabor a sangre de sus bocas y al grito de su líder y cegados por el odio, galoparon detrás de la muerte. Ningún Unicornio a la vieja usanza, sobrevivió a la matanza, ni tan siquiera su recuerdo fue respetado. El Unicornio de dos cuernos prohibió que dicha palabra fuera utilizada. Ciervos fuimos, somos y seremos. Los Unicornios jamás existieron. Dicho esto se fue pues ya no había venganza que perseguir y nunca más fue visto, al menos entre los mortales.

Desde mi torre se escuchan sus lamentos, aunque no se si sólo se trata de ecos de un tiempo pasado, pues desconozco el tiempo que me ha tocado vivir. Demasiadas historias y tantas soledades…

La noche está fresca dice mi pipa.

En la hora en que la luna se baña, no le respondo. No podría.

9 comentarios:

Blogger Ashavari ha dicho...

Es el dia de hablar de cuernos! :) Ya van 3 veces hoy... qué mal rollito!

6:50 p. m.  
Blogger Misscronic ha dicho...

Genial, y punto.

9:39 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

MMMM Señor Mago....
quedo pensando entonces que a Silvio Rodriguez no se le perdió su unicornio azzul...
se lo mataron...:(
Besos...

Oiga...
Guapo se debe mirar con esa pipa...;)

1:01 a. m.  
Blogger Maryna ha dicho...

Ahora miraré a los ciervos de otra manera... una manera muy mágina.
Me ha encantado la historia.

Cielo azzul... ¿Y si pintamos de azul un ciervo para Silvio? ;)

2:59 a. m.  
Blogger Eulalia ha dicho...

Me ha dejado usted sin palabras, Mago: se ha atrevido a desvelar uno de los secretos mejor guardados de la Antehistoria. Ha sido usted valiente y compasivo: los unicornios han estado demasiado tiempo sobrevalorados por nosotros, con el único dato de su belleza como base.
Ahora sabemos que también - por bellos - eran crueles.
Ya no voy a lamentar su desaparición.

9:13 a. m.  
Blogger Arare_ ha dicho...

Los unicornios y los dragones nunca han sido santos de mi devoción. Me quedo con las sirenas.Con ellas me entiendo muy bien.

3:22 p. m.  
Blogger Sita B ha dicho...

Usted hágale caso siempre a su pipa :)

8:05 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

¿Y con ellos se fué su magia? Supongo que aunque hayas desvelado "su verdad", las leyendas seguirán existiendo. Sigue mirando la luna. Besos

10:44 p. m.  
Blogger Bohemia ha dicho...

Que bien narrada tu historia...Y digo yo...si un unicornio tiene dos cuernos es un bicornio???

Besos

2:32 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal