El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

domingo, septiembre 25, 2005

... un charco ... muy grande

Un cuerpo puede contener todo el sufrimiento del mundo
Graham Greene


El Viajero vislumbra la ciudad en ruinas y decide hacer noche sobre ellas. Se derrumba en cualquier rincón lleno de piedras, de charcos y de olvidos y escoge un mal momento para hacerse las preguntas que lo aniquilan. ¿Cuanto tiempo hace que no me encuentro con nadie?, ¿cual fue la última vez que conversé con alguna persona?, ¿desde cuando me está devorando el silencio las entrañas?. No tiene respuestas. No puede acordarse. Lo único que sabe es que, si aún hubiera espejos, le devolverían el rostro de un viejo y la mirada de un desquiciado.

Esta noche no encenderá el fuego. Esta noche dejará que la oscuridad le envuelva y le desvanezca. Esta noche no ahuyentará a las alimañas que le rondan desde hace tanto tiempo. Que vengan, que se acerquen, que aprovechen hasta los huesos y no quede rastro de que un día fue joven y risueño. Que no haya mañana por favor. Que no duela más.

15 comentarios:

Blogger B ha dicho...

Hola otra vez, ya veo el charco... no es tan grande, es que aún no se ha despertado del todo... venga acérquese conmigo... mire que ciudad tan extraordinaria y misteriosa... encauce bien esas preguntas... un encuentro con alguien a veces no es una solución, las conversaciones a veces son necesarias con uno mismo antes que con cualquiera, no se deje vencer. A veces no hay respuestas o sentido, pero esta el impulso...

Esta noche ya enciendo yo el fuego por usted, pillamos unas alimañas de esas y nos hacemos una barbacoa. ya verá que bien sienta para empezar la semana con fuerzas.

Un beso enoooooooooorme.

1:48 p. m.  
Blogger SUPERCLUCHY ha dicho...

Espero que en esa noche oscura un eclipse de luna le muestre una ciudad diferente y vuelva a sonreir y a mostrarse joven y risueño como antaño.

Me alegro de que te gustaran mis fotos. Hoy yo necesitaba un comentario como el tuyo.

Mil besos y un abrazo fuerte que te estruje mucho mucho ;)

6:30 p. m.  
Blogger Isthar ha dicho...

El dolor a solas se vuelve una losa insoportable. Es como pretender enhebrar un grito en una aguja.

Recuerdo que cuando vivía sola pasaba tanto tiempo sin hablar con nadie que en ocasiones decía algo en voz alta para comprobar si seguía teniendo voz...

Quizá el viajero sólo necesita sentarse junto al fuego de unos ojos que no hagan preguntas, que sólo le den el calor que necesita en esta noche aciaga.

6:41 p. m.  
Blogger Misscronic ha dicho...

... pero habrá otro mañana y el azar dictará su alocada sentencia

7:13 p. m.  
Blogger poemasperdidos ha dicho...

Hombre, que bajón!
Ven que te arropo con un cielo estrellado, no vayas a pescar un resfriado.
Nos comamos las alimañas a la barbacoa con B, seguro le quedan buenísimas, y conversemos a la orilla de su fuego.
Mañana siempre es otro día.
Y siempre habemos necesitados de historias de, para y con magos.

Muaksss...
Gab

7:25 p. m.  
Blogger Lula Towanda ha dicho...

Lo que va de querer vivir a dejarse morir. A veces alguna reflexión en el momento menos adecuado lleva a dar ese paso. Fatalidad del Destino o imprudencia temeraria.
A veces es mejor no pensar...

7:58 p. m.  
Anonymous Buit d'Estels ha dicho...

Quizá necesite descansar y olvidarse de todo. Los días cambian y los sentimientos mudan. Quizá mañana salga el sol y acaricie esa piel escrita por el tiempo. Nadie es demasiado viejo para seguir viviendo. Es el desinterés (o desilusión) por ella quien nos la quita.

PD: De pequeña siempre me hacian copiar la misma frase "Si lloras por no poder ver el sol, las lágrimas te impediran ver las estrellas"

12:14 a. m.  
Blogger varo ha dicho...

Sería mejor que gritara a la noche, intentando rasgar el cielo!

Un saludo!

12:21 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

La soledad, no de estar solo un rato, sino la soledad con mayúsculas, no es muy buena compañera. Muy triste. Espero que decida ahuyentar las alimañas y seguir luchando.

12:51 p. m.  
Blogger illa ha dicho...

Y la soledad puede matar.
Quién lo diría a veces.

2:50 p. m.  
Anonymous Annais ha dicho...

Ahhhhhhhh
hay dias en que el viento
es lo que impulsa mis pasos
y las circunstancias son
las que trazan mis vias.
Todos los excesos son malos
y yo si sé de eso,
la soledad es buena compañera en ocasiones pero aislarse sólo con ella es un peligro.
Sociedad, necesitamos de otros para aprender, amar, odiar, vivir....

Espero que estes muy bien
:)

5:33 a. m.  
Blogger B ha dicho...

toc toc? a ver si al final tengo que llamar a los vigilantes de la playa...

3:32 p. m.  
Blogger Bito ha dicho...

Que a veces la soledad envejece a uno, que el viajero que vio tanto mundo, que conoció a tantas muchachas, que bailó hasta el amanecer un día se tumba en el camino y nadie viene a coger su mano...
La soledad, esa cosa que si falta nos ahoga, y si sobra nos aplasta...

En fin.

6:31 p. m.  
Blogger DobleZero ha dicho...

Cuando algo duele, yo siempre quiero que haya manana. Porque manana tendré otra oportunidad para intentar que me duela un poco menos.

3:59 p. m.  
Blogger Buttercup ha dicho...

Y sin embargo al día siguiente amaneció.

7:35 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal