El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

domingo, septiembre 04, 2005

Retahilas

Era hermosa y distinguida, pero de hielo, de un hielo cegador y centelleante, y, sin embargo, estaba viva; sus ojos brillaban como límpidas estrellas, pero no había paz y reposo en ellos
Andersen


…era la Princesa de Hielo porque toda ella era Frío. Su voz, sus gestos, su indiferencia. Incluso sus ojos de café con leche, acogedores y tramposos.

Frío. Tanto como un bolero susurrado por la Muerte, arrebatadora esa y todas las noches de tan bien que le sentaba el negro. Tanto que mientras hablaba, el camarero se echó los brazos a los brazos, frotándolos disimuladamente (ella sonreía sin sonreír, sin parar de enlazar palabras, odiaba el silencio).Tanto que hubo un momento en el que tuvo que pedirle disculpas y salir corriendo en busca de un abrazo de lana que no entendiese de nieves, mientras ella, impertérrita, proseguía narrando la historia que había venido a contarle y su voz se esparcía, extraña, por los recodos del local, como un diapasón cuyo aullido se derramara entre un bosque de estalactitas de mercurio y de sal…

11 comentarios:

Blogger Lula Towanda ha dicho...

Bello y refrescante en esta noche angustiosa de calor.
Una mujer de hielo charlatana,no sé, yo la pondría más silenciosa y que hablara el hielo de su mirada, que tendría que ser azul acero.

12:57 a. m.  
Anonymous Luces-D-Bohemia ha dicho...

No hay nada más vulnerable que el hielo. Basta un poco de calor para que se derrita sin remedio...

Besos.

1:16 a. m.  
Blogger illa ha dicho...

Me encanta.Yo quiero escribir eso :)

8:32 a. m.  
Anonymous María ha dicho...

Creo que aunque fuera de hielo, contaba su historia con pasión y enganchó al camarero.

9:29 a. m.  
Anonymous Buit d'Estels ha dicho...

Estoy con "luces de bohemia", el hielo es frío y distante quizá porque se sabe frágil y vulnerable. Y por ese motivo, no existe la mujer de hielo con corazón de acero. BSSS

9:41 a. m.  
Blogger Misscronic ha dicho...

... fijo que la lana no sive para nada en estos casos.

9:52 a. m.  
Blogger poemasperdidos ha dicho...

Poesía pura!
La frialdad no se lleva en un tono de piel o de ojos, sino en el corazón (bien por no estereotipar!).
La muerte susurrando un bolero? Eres un mago genial!

Besos,
Gab

3:58 p. m.  
Blogger Isthar ha dicho...

Es delicioso Zifnab...

¿Sabes? Una vez conocí a una chiquilla que creían de hielo... y por dentro no estaba tan fría después de todo.

4:46 p. m.  
Blogger cris ha dicho...

Puedes poner la chimenea porfa? Me ha dado un poco de frio el relato...

1:55 p. m.  
Blogger Ligeia ha dicho...

Zifnab, tú como siempre maravilloso, cada relato es tan bonito como el anterior...

No estoy de acuerdo con lo del hielo: es cierto que se derrite con algo de calor, pero si tienes un hielo el tiempo suficiente puede llegar a abrasar...

Cuidate!

8:12 p. m.  
Blogger DobleZero ha dicho...

Qué precioso!

12:45 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal