El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

jueves, diciembre 07, 2006

Historias cotidianas de objetos extraños.... (I)


...Y no dejan de llorar




Me cuentan que la más pequeña de las hermanas de la matriuska quiere con toda su diminuta alma ser Cascanueces y que llora por las noches porque ella ni siquiera tiene una pierna con la que correr aventuras y navegar barcos de papel. Y que la más mayor llora por que se ve muy gorda. Y que las hermanas intermedias lloran por estar encerradas, por anónimas, porque tienen un mal día, por cualquier cosa. Y que si un día me despierto mientras estoy dormido escucharé sus lamentos y podré acudir a consolarlas aunque aún no sepa como...

18 comentarios:

Blogger Eulalia ha dicho...

Compra una compañía de soldaditos de plomo y colócalos frente a ellas.
Es de cajón.
Un beso.

1:29 p. m.  
Blogger Larha ha dicho...

Pobres ellas. Si es que a veces nos quejamos, el resto, de vicio; porque no me imagino yo dentro de mi hermana, principalmente porque no tengo hermanas, a pesar de este pequeño contratiempo... no me imagino dentro de una, y que al salir de ella me encontrase vestida de tan singular forma. Lo dicho, nos quejamos de vicio.

Un beso sr. Mago.

1:54 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

pobrecitas!
y es que vivir todas vestidas iguales, encerradas una dentro de otra, y la mamá, con esa carita de madre buena.... que no se le ve ninguna malicia por estrenar... aunque.. quien la manda a dejarse hacer tanta hija de un solo jalón....
Oiga Mago...
y si se les presentara a unos Patriuskos?...
o es que en esa especie el hombre no existe?...
y como es que se llenan de hijas!
santo!
ya me he llenado de conflictos!
Besos Señor Mago:)

9:31 p. m.  
Blogger Chisme Cotilla ha dicho...

Pobrecitas, aunque a lo mejor no te han contado lo peor para no entristecerte.
Lo peor ocurrió cuando las sacaste una a una, para ella es como un parto, una tras otra se van pariendo, las madres todavía sin reponerse del trauma ven como pare su hija y al poco su nieta y así sucesivamente.
No me extraña que tengan depresión postparto, las pobres.

12:28 a. m.  
Blogger El Tipo de la Brocha ha dicho...

¿Cascanueces? ¿No será más bien el soldadito de plomo, quien por cierto acabó muerto? La hermana pequeña debe de estar confundida.

11:42 a. m.  
Blogger GLAUKA ha dicho...

Me has matao tú. No podré mirar más a las matriuskas a la cara ... ufffff!!!

7:17 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Con lo sonrientes que parecían ahora resulta que están todas tristes y compungidas. Sugiero una terapia intensiva a base de besos.

Abrazos, Sr. Zifnab.

10:04 p. m.  
Blogger El Replicante ha dicho...

Y el soldadito de plomo llorará navegar solo, sin la compañía de sus hermanos.

Un abrazo

10:56 p. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

11:52 p. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Enseñales a navegar por internet y de repente abren un blog... ;-)))

Asi' hacen como nosotros..yo creo que todos somos un poco matriuskas...

un abrazo de feliz fin de semana Mago!

8:24 p. m.  
Blogger JeJo ha dicho...

- Sabía !. Sabía que escondía tristeza su eterno striptease ...

2:21 a. m.  
Blogger Gavanido ha dicho...

Esto me recuerda a la triste historia de Marcelino que narré hace unos meses. Un señor que por falta de sitio, guardaba a toda su familia dentro de si mismo.
Yo de joven vi el gran drama de estas pobres muñecas Matriuskas. Quería decorar un estante del mueble del salón con una, pero al ser consciente de su particular problema, compré un par de primas lejanas; unas botas katiuskas que estuvieron en ese estante durante siete años, haciendo de mi hogar, un lugar mucho mas apacible a la vez que extraño.

Reciba un zapato, amago migo Zifnab.

11:29 a. m.  
Blogger Arare_ ha dicho...

Coge a la más pequeñita. Siempre, siempre, hay que quererlas a todas, pero la más pequeñita siempre es la más débil. Dile que la quieres tanto como a las demás. No lo parece, pero le encanta que le digas que la quieres... lo sabe, pero si se lo dices, se reafirmará su autoestima. Créeme.

Un beso, Zif!

12:02 p. m.  
Anonymous MJ ha dicho...

Caramba con las matriuskas. Has conseguido que realmente nos den lástima... Después de tus encendidos comentaros sobre los "hombres grises" (que comparto en gran medida)veo que estás en un estado de ánimo algo menos lírico de lo que es habitual en tí y mucho más "encendido"

Cuidado, querido Zifnab, la realidad es altamente tóxica.

:D :D

Un abrazo
MJ

8:19 p. m.  
Blogger Lula Towanda ha dicho...

Con lo contentas que tendrían que estar con tanta compañía y con sus pañuelos de colores.
Más que soldaditos de plomo como propone la otra "Lula" yo le pondría unos madelman que están más cachas y son menos pesados.

1:37 a. m.  
Blogger Bohemia ha dicho...

Son afortunadas si te tienen a ti para que la consueles...Quítale esa idea a la mayor, no está gorda, simplemente es mucha mujer y tiene mucho dentro de ella...

Besos

12:20 a. m.  
Blogger Lince ha dicho...

eh! yo también tengo una familia matriuska en mi salón y parecen estar contentas en madrid.
no me extraña, teniendo en cuenta el frío que pegaba en el mercadillo de berlín donde las adopté.
yo quisiera, a veces, ser un poco matriuska y desmontarme en capas; descubrir otra lince dentro de mí y otra y otra. y cada una más en esencia...

3:46 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

me ha encantado!!gracias

11:07 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal