El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

lunes, noviembre 27, 2006

Los hombres grises (I)

En en este sitio hay una torre de hechicería, un lago y una luna que se desnuda y se baña en sus aguas. Hablar por tanto de la realidad es poco más o menos que una blasfemia. De hecho este blog se construyó sobre las premisas de no hablar de religión, de política, ni del tipo que se esconde detrás del hechicero. Pero a veces da ganas de blasfemar y darle patadas a los pilares de la tierra. Para soslayar las mencionadas prohibiciones he de adelantar que este post no hablará sobre política, sino que divagará acerca de los políticos. Todo aquel que visite frecuentemente el lago está eximido de su lectura. No hay nada más aburrido que hablar de estas cosas, pero ya estaban escritas y mi ego no consentiría condenarlas al olvido.

La culpable de todo esto es, una vez más, la señorita Eulalia que de vez en cuando me hace pensar más de la cuenta. A pesar de que las autoridades sanitarias no se hayan pronunciado sobre el tema, pensar es muy perjudicial para la salud y después de este enorme esfuerzo corro un riesgo muy elevado de infarto cerebral. Luengo no tengas remordimientos Eulalia pero avisada quedas para que no continués en esta línea.

A Eulalia le indignó una frase que dijo un tipo con vocación de gilipollas. "Todos los políticos son corruptos". Partiendo de la base de que toda afirmación que comienza con el sujeto "tod@s" debe ser puesta en duda, el caso es que, por una vez y sin que sirva de precedente, me puse más del lado del gilipollas que de mi querida Eulalia, aunque solo sea en esa frase. Me explico.

De tontos sería pensar que todo político sale más enriquecido de lo que entró. Algunos lo hacen otros no, otros a medias. La sabiduría popular dice que en todas partes cuecen habas y yo no soy nadie para ir en contra del pueblo. Golfos hay entre los carpinteros, banqueros, profesores e incluso, entre las prostitutas, sólo que los golfos, cuanto más importancia tienen más ruido hacen. Aunque sólo sea por mi tranquilidad de espíritu tiendo a pensar que las bolsas de basura a la mayor parte de los políticos les sirve para arrojar la idem y no para llenarlas de dinero. Que existen numerosos movimientos bajo cuerda... Seguro. Que esa es la regla general, espero que no.

Por tanto por qué digo que todos los políticos son unos corruptos. Pues más que por las veleidades materiales, decir eso tiene más que ver con aquello de que el poder corrompe y el absoluto, absolutamente. Lo corrompido de los políticos (al menos de los visibles), no son los bolsillos, sino, a mi entender, las conciencias. Me explico.

Yo no se de donde viene la vocación de político. Nunca la tuve ni conocí a nadie que dijera de pequeño. Mamá yo quiero ser político. Lo que si he visto y se de donde viene es la vocación de gobernante, que no es lo mismo que ser político, aunque visto lo visto se parezca. La mayor parte de la gente prefiere mandar a ser mandado, hacer las cosas como el cree que hacer las cosas como otros creen. Si hay niños que quieren ser presidente del gobierno y que como tales, se comportan, baste darse una vuelta por un patio de colegio.

Imaginemos que alguien quiere ser político sólo para cambiar las cosas, dejando aparte los egos y los "a su imagen y semejanza". Para ello tiene dos posibilidades. La primera es la de fundar un partido político, lo cual no solo es más caro, sino que garantiza el anonimato en el 99,9 por ciento de los casos. La segunda es afiliarse a uno ya constituido, lo cual es barato para el bolsillo y costoso para la libertad de pensamiento. No es que dentro de un partido esten prohibidas las ideas propias, sino que cuanto más propias sean más recomendable resulta que te las guardes para tí mismo. Si te sales de la línea del partido, eres de "los otros", los de otro partido. Las divergencias públicas suelen coonllevar el ostracismo o la excomunión, en lugar de un intercambio de posturas más o menos constructivo. Parece por tanto evidente que la ascensión dentro de un partido tiene más que ver con la capacidad de sumisión (de ser políticamente correcto aunque te cagues en las santas madres de todos quienes te rodean) que con la capacidad en sí. Seguro que existen rotundas excepciones pero recordemos que en la política más vale una sonrisa profiden que mil años de abnegación y eficacia, con lo cual decir que más vale ser sumiso que capaz, no resulta tan descabellado.

Ser sumiso no es fácil. Supone devorar tu ego y no todo el mundo puede. Siempre que yo he sido sumiso ha tenido que ver con la cobardía, con el dinero o con el amor. ¿Cuales son las razones de un político para serlo?. Dejemos de la lado la cobardía (vivimos en una democracia más o menos real) y el dinero (por lo dicho anteriormente) y pasemos al amor. Para mí amar ciegamente es ser gilipollas. Amar así permite querer pero no permite conocer y para amar debes conocer, tanto las virtudes como los defectos, si no, si solo te quedas con las virtudes, te divorcias a las seis meses de defectos. Los feligreses de los partidos aman por regla general ciégamente y cuando se encuentran con una viga en el ojo ajeno, prefieren quedarse tuertos antes de dejar de señalar la paja en el ajeno. Amar así me parece idiota, insisto, porque se puede amar a alguien por muchas taras que ofrezca pero que cada cual ame a quien le de la gana y por lo que le de la gana.

En la política existe una cuarta razón para la sumisión: el poder como único camino para librarse de ella.

Continuará



Etiquetas: ,

8 comentarios:

Blogger Larha ha dicho...

Pisando el suelo ¿eh? Xddd. Pertenezco al grupo de los eximidos en la lectura, a pesar de ello lo leí... una que sufre de curiosidad. Pero si me eximo, voluntariamente, de comentarlo, esperaré al de Eulalia :-)

Un beso mago pisante de tierra.

2:06 p. m.  
Blogger Eulalia ha dicho...

Querido Mago,
sustituye política por empresa, políticos por trabajadores, gobernantes por empresarios, y casi no tienes que cambiar ninguna otra palabra. ¿O es que lo de la sumisión ante el jefe me lo he inventado yo? Harta estoy de leer blogs de gente harta de un mandamás inepto que aguantan diez y doce horas de trabajo "porque las cosas son así"...
¿O es que nadie se queja de su trabajo, y cuando le preguntas que por qué aguanta lo que aguanta, te contesta que no tiene otra? Lo cual es mentira, evidentemente.

Para corrupción, corrupción, vete a cualquier empresita de tres al cuarto, a la Universidad, al mundo de la Medicina, al del Arte, al de las Discográficas... En fin: mira a tu alrededor, querido, y reconoce que hemos elegido un chivo expiatorio genial pero, como todo chivo expiatorio, no más culpable que el resto del rebaño.

La política es algo más que unos señores que van y vienen al Congreso o al Ayuntamiento... Entre otras cosas, la política nos permite insultarnos en lugar de matarnos los unos a los otros.

En fin. Que no voy a tratar de convencerte, pero que la famosa frase la pronunció un tipo que al tiempo alardeaba de robar como un poseso en beneficio personal, aludiendo que "todo el mundo lo hacía" ¿Te sientes tú incluido en esa generalización, por más que sepamos que mucha gente roba, de una u otra manera?

Un posquito de seriedá, pol favó.
:)
Y un beso.

3:08 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Siempre que se habla de política suelo quedarme callado y pensar en aquel personaje de "La guerra del fin del mundo" de Vargas Llosa que decía "No se puede actuar como caballeros, querido. La política es quehacer de rufianes". Supongo que soy uno de esos aprendices de gilipollas.

Me gustaría poderle aplicar a este comentario las mismas etiquetas que le has puesto a la historia: Política, puaj. Aún así esperaré impaciente la continuación.

Abrazos, Sr. Zifnab.

9:03 p. m.  
Blogger El Tipo de la Brocha ha dicho...

Si nos alterásemos cada vez que alguien generaliza, no descansaríamos nunca. Yo procuro tomarme las generalizaciones como una forma más de expresarse. Y respecto de temas políticos, hace tiempo que dejé de comerme el tarro.

9:23 p. m.  
Blogger JeJo ha dicho...

- Mago, de verdad prefiero tus metáforas de nereidas calladas, de hombres sin rostros, de torres y de lagos ...

Un abrazo.

10:00 p. m.  
Blogger JeJo ha dicho...

- ( me quedé pensando es eso de "el poder como único camino para ...". Anarkia ?).

10:08 p. m.  
Blogger Chisme Cotilla ha dicho...

Por favor señor Zifnab vuelva usted a su ser, dejese de jaleos políticos que me dan cefalea, migraña y me hacen mala sangre.

8:37 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

Y mire usté señor Mago ne que momento me llega su sapiencia...
justo cuando en mi país, la politica, los gilipollas y el circo maromero están al día....
eso si, ya estamos estrenando Presidente de la Republica;)

Pd..
se olvidó de mencionar un golfo....
el de México;)
Besos muchos..

7:12 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal