El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

jueves, octubre 12, 2006

De menú

El hombre se convierte en rey del tiempo
cuando aprende a mirar como ya pasado el peor momento,
sin preocuparse del porvenir

Roa Bastos


El hombre pidió una cerveza bien fría y “a ser posible” bien tirada. El rictus inalterable del maître se vio levemente conmovido traicionando las dignidades heredadas de generación en generación. Su padre maître, su abuelo camarero de salón y su bisabuelo tabernero se agitaron incómodos en sus tumbas de maderas nobles y podridas. Llegado a su cubículo, el maître a falta de cilicio y totalmente desnudo, se masturbaría con saña y asco, quien lo diría mirándolo, quien lo diría mirándonos. Los deseos del hombre ajenos a las miserias ajenas se vieron complacidos. Un punto más de frío no le hubiera venido mal, pero en general la cerveza estaba buena.

Pidió cosas que había que pronunciar en francés y que señaló sobre la carta al cada vez más desquiciado maître (no sólo había descuidado la postura de las caderas sino que creía húmeda la frente. Si una sola gota de sudor le rondaba la sien se la reventaría de un tiro, se juró a si mismo) y mientras aguardaba, apreció las sutilezas de los restaurantes de copete y la parroquia que los frecuenta. Colores neutros. Conversaciones a media voz. Gestos acompasados. Un hilo musical sin nada que se parezca a música. Media luz. Media vida. El hombre no pudo evitar una sonrisa que cuando desembocó en carcajada no contuvo. Se la soplaba que mirasen

Miraba el hombre calvo y elegante con un asco que nada tenía de personal y mucho de acostumbrado. Asco al trabajo, asco a la casa, a los niños, a la suegra y a la mujer y al espejo y a la puta cómoda de organdí. Asco subliminal en sus pausadas opiniones políticas en su ridícula forma de gritar gol en una sola y cortante sílaba. Asco que curiosamente no sentía cuando alguna jovencita se dejaba mear de cuerpo presente y que dada la escasez de voluntarias, suplía con la más civilizada costumbre de orinar sobre los gatos y pensar en erecciones, no sin cierta nostalgia.

Miraba el nuevo escritor de moda, con las gafas de pasta de Prada y el peinado excéntrico, de amaneradas maneras que ocultaban un tigre impotente de inconmensurables ínfulas. No había conversación en la que Wittgenstein no estuviera presente ni frase en la que su poca sutil ironía no arremetiese contra best sellers y demás plebe. El falso mierdecilla que nunca se cansaría de loar a Baudeleire por mucho que pensara de las tabernas que olían a sudor y del alcohol barato que era de pobres que por no tener ni gusto tenían. El mismo miserable que era lo suficientemente inteligente como para comprender hasta que punto mentía su editor al compararle con Gidé, cuando, con la luz más quieta y menos estudiada, un solo cuento de Chejov le condenaba al infierno para varias eternidades.

Miraba la mujer que nunca levantaría la voz ni tampoco la falda, que seguiría gorgojeando en lugar de reír, que nunca había sentido un orgasmo ni una buena polla. Que se moriría en el más estricto de lo silencios como una señora. Imbecil pero dama.

Miraba el hombre que estaba tan cansado que se había cansado de traicionar a sus amigos

Miraba distraído el hombre que miraba atentamente y con arrobo a su mujer que le devolvía, enamorada, la mirada. Llenos de redundancias le ignoraban lo suficiente.

No miraba el maître que acababa de tropezar

Miraba la gente y el hombre se secaba las lágrimas de tanto reír, reírse, de si mismo y de la clá que no reía. Sabrían seguro, pero no así, también seguro. Devoró con ganas la impronunciable comida y le comentó en voz alta y con la boca llena, al camarero que había sustituido a un maître en plena crisis nerviosa “tío, esto está bueno de cojones”. El camarero sonrío y le pidió que abandonara el local. Pagó la cuenta con gusto y dejo una propina estupenda.

“Hoy es un hoy definitivo sin mañanas de mierda que solo se suceden sin que pase nada distinto…

Abre la puerta

… hoy ya no hay saldo que consultar, ni billetes en el bolsillo. Hoy de una vez por todas ha sido para siempre. Me gustaban los bocadillos y el olor a tabaco pero no hay derecho a que cueste tanto lograrlo

El día es nublado y fresco y da un poco de miedo

...hoy el capital me ha excomulgado para siempre y me ha negado las puertas del paraíso, al que por otro lado, no creo que me hubieran dejado entrar con zapatillas. Ni tengo un duro pienso mover un dedo por conseguirlo. Tampoco merece tanto la pena y es agradable pensar que, más allá de llorar o terminar de reírse, sea el infierno mi única opción.

Pero sale y escucha sus propios pasos y huele aromas que no son suyos y saciado, camina sin dejar ecos

13 comentarios:

Blogger Eulalia ha dicho...

Quizá se suicide.
Sería un desperdicio.
La lucidez es una herramienta que si no se utiliza, mata.
Un beso.

10:42 a. m.  
Blogger sergisonic ha dicho...

A mí también me han echado de ese restaurante.
Un abrazo sónico, mestre

7:59 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

Señor Mago he de confesar...
la cerveza helada me ha quitado la concentración..
Muchos besos..

8:42 p. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Tiene optica de ultima cena...para ambos, maitre y hombre saciado...saciado de tiempo que no regresa.
!wow!

10:18 p. m.  
Blogger mamen somar ha dicho...

EStoy de acuerdo con Eulalia.
Todo hay que saber utilizarlo y esa lucidez mal usada es un peligro.

12:10 a. m.  
Blogger Amaranta ha dicho...

Llegué por casualidad y me quedé a leer tu última historia, muy buena sí señor. Por un momento ví, olí y formé parte de lo que contabas. Por cierto, muy bien elegida la cita.
Un saludo, Amaranta.

10:09 a. m.  
Blogger Zebedeo ha dicho...

Comprendo porque todo el mundo le miraba así. Yo también un día no me eché desodorante y me fui a un restaurante chic. Todo el mundo me miraba, hacían gestos mal disimulados alertando a sus compañeros de mantel de mi presencia. Así que cuando acabé de cenar me despedí de ellos con un sonoro pedo.

6:15 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

No parece haber tenido un buen día porque esa lucidez puede que le haya hecho ver y pensar cosas que quizá le hayan marcado. Besos

8:28 p. m.  
Blogger Bohemia ha dicho...

a mi no me echaron de ese restaurante, me fui yo...jejeje

Besos

2:42 p. m.  
Blogger el mono azul ha dicho...

Menos mal que el maître no le invitó a seguir comiendo como pasó en "El sentido de la vida" de los Python. Total...no hubiese tenido capital para pagar todo aquello que comía...aunque hubiese vomitado igual

5:56 p. m.  
Blogger Lula Towanda ha dicho...

Si me tuviera que tomar mi última cena sería en Viridiana.

1:18 a. m.  
Blogger Arare_ ha dicho...

Habría cenado mejor en un McDonalds... el pobre...

5:13 p. m.  
Anonymous MDM ha dicho...

Un texto muy intenso.
Me has dejado con la boca abierta...ya que estoy asi aprovecho para ir a comer.

2:13 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal