El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

martes, septiembre 12, 2006

Torres de hechicería (Uno...)

"La locura es la única revolución posible"

Lee Goff



Es cierto que desde la ventana de la torre puedo contemplar casi todas las noches del mes como la luna se desnuda ante mis ojos y se sumerge en las aguas del lago que baña los pies de mi casa. De joven, me herviría la sangre viendo como las gotas de agua se deslizan por sus pechos de plata, pero soy viejo más de lo que puedo recordar, así que miro su melancolía y añoro su regreso y pienso en los paisajes que ocultan las aguas. Sonrío cuendo los imagino pero creo que a la luna no le gustaría que los contase, así que guardré silencio hasta el día en que deba de ser contado. Así de callado miro y son muchas las cosas que veo y me atormenta la incertidumbre de si son verdad o mentira, si es locura o clarividencia lo que arrasa mis ojos y ahuyenta el sueño.

A veces llueve y cuando lo hace enormes gotas de agua caen del cielo. Son tan grandes que viajan en su interior plantas de todo tipo y al estallar en su encuentro con el suelo, aprovechan las azaleas, las orquideas, los acebuches, las verbenas para enraizarse en la tierra y germinar en un suspiro. Igual un día te despiertas con una pradera de cebada que al día siguiente hay flores por todas partes. Lástima que únicamente vivan lo que tardan en beberse la gota que les transporta. No da para mucho y no sirve ningun otro tipo de fluido para prolongarles un poco la mocedad. En los días tristes todos es muerte hasta el horizonte. Pero tambien los hay alegres en los que sería imposible recitaros todos los colores. Nunca es el mismo día porque siempre cambian los ojos que lo contemplan.

Cuando miro desde la ventana hay veces que el cielo está arriba y en otras ocasiones deja su lugar a la tierra y la mira desde abajo. Decía un pueblo olvidado que tierra y cielo habían sido amantes desde el principio de los tiempos. Si es así, han aprendido nuevas posturas y se lo estan pasando en grande. No siempre sale el sol por el este, no siempre está entero, no siempre es redondo, ni todos los días es luz. A veces las nubes juegan con él y le coronan de algodón y se ríen lejanas y tontas. Ardillas que caminan con bastón y chistera, ondinas que fornican con bien dotados sapos, princesas que hacen topless en los días nublados, principes cobardes que juegan al ajedrez con el más cariñoso de sus sirvientes, árboles con enaguas y puñetas... no se, esas cosas. Tal vez existan, tal vez no. Yo soy el universo y las veo, al menos eso es lo me digo para que los fantásmas se queden escuálidos.

A veces deseo salir y tocar con mis dedos lo que mis ojos me muestran y así dejarlos por embusteros o confíar en ellos eternamente aunque los cierre, pero siempre que anhelo, recuerdo que en una torre del hechicero lo de salir y entrar siempre es un problema....

13 comentarios:

Blogger Larha ha dicho...

Hoy yo deseaba leer algo así, y ahí está.

Me quedo con una sonrisa enorme.

Y pues... un beso de igual tamaño.

4:30 p. m.  
Blogger Isthar ha dicho...

Si pudiera ser capaz de plasmar en dibujos las imágenes que tus letras han traido a mi mente, te las enviaría.

Me has hecho soñar con los ojos abiertos (que es mi manera favorita de soñar), y me he sentido tan cerca de la luna, el sol, el cielo... que por uns instante me he sentido completamente ingrávida.

Un abrazo muy fuerte señor mago, no dejes nunca de producir este tipo de maravillosos encantamientos.

4:35 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

A mi me gusta entrar en esa torre suya, en donde entrar y salir produce la misma sensación de ligereza y astucia, donde es posible mirar con los ojos volteados y la timidez del que espía remansos de amantes...
Es un deleite como siempre, Zifnab, leerte, saberte e imaginarte...
un beso de admiración...
del cielo a la tierra y viceversa...

4:30 a. m.  
Anonymous María ha dicho...

Leyéndote he hecho un precioso viaje a la luna y a sus "estados". Y no sé si entrar y salir de la torre del hechicero será fácil o difícil porque contigo entro y salgo acompañada de tus letras. Besos

10:17 a. m.  
Blogger Blanche ha dicho...

siempre hay un huequito para volver a entrar, lo que pasa es que hay fijarse muy bien en la ruta de salida... besos

1:55 p. m.  
Anonymous Polilla ha dicho...

Para eso se inventaron los sueños, para poder entrar y salir de esas torres sin problemas...

Y por eso la locura es la más maravillosa de las cualidades del hombre.

Besos, Mago loco.

12:43 a. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

Señor Mago...
tengo un secreto para contar y me gustaría que lo leyeras:)
un beso...

7:02 a. m.  
Blogger Eulalia ha dicho...

Hoy se ha puesto usted en Mago. Ha ejercido. Nos ha hechizado.
¡Bueno!, eso que nos llevamos por delante:
Un placer.

3:20 p. m.  
Blogger Alholva ha dicho...

:)))))))))))))

3:35 p. m.  
Blogger Bito ha dicho...

Pues qué quieres... pero ya quisiera yo estar en su torre una noche de esas.

Igualmente usted no debiera dejar que la luna se desnudara simplemente, debería asaltarla y hacerle el amor hasta el alba. Se nota que lo pide a gritos.

9:46 p. m.  
Blogger Maryna ha dicho...

Gracias por transladarme a tu torre, por este breve viaje y la extraña sensación de magia, sobre mi lengua, aún saboreándola.

:)

11:20 p. m.  
Blogger Zebedeo ha dicho...

CAJAS SORPRESAS UNO
Cuando salgo de mi caja me pasa algo parecido a veces el día y la noche se confunden vertical y horizontalmente de tal manera que a veces tengo la cabeza metida en la noche y los pies en el día, en cambio salgo en otro instante y tengo medio cuerpo en el día y medio en la noche y así salto del día a la noche según salte para un lado u otro...

9:06 a. m.  
Blogger sergisonic ha dicho...

Ese último párrafo me encanta, como la última frase, que cuenta algo que a veces tendemos a olvidar.

12:22 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal