El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

martes, septiembre 05, 2006

De canastas y otras cosas

...lo glorioso de luchar para un fracaso...

Onetti



Mi deporte favorito es el baloncesto, visto que no jugado, por falta de cualidades que no de ganas. Estudie en un colegio en donde el baloncesto es mitología, y arte y poesía y sobre todas las cosas es filosofía. Estudie en un colegio con un teatro enorme, con un par de bibliotecas, tres si contamos la del colegio, con miles de escaleras, con unos cuantos amigos pero sobre todas las cosas con dos canchas de baloncesto cerradas y diez o doce abiertas. Estudié en un colegio donde se fumaba porros y se sabía, donde se hacían pellas y se sabía, donde se dejaba la manga un poco larga y se aprovechaba. Estudie en un colegio en el que siempre botaba un balón que hacía mucho ruido. Más de una vez gasté los novillos en ir con colegas a ver un entrenamiento del Estu, más de dos veces encontré a algún jugador en la cantina. Más de mil veces he odiado al mundo por bellaco y cruel, burlador de incautos que un día soñaron que iban a ganar algo. Hubo una vez, incluso, que estuvimos a punto de hacerlo, pero la realidad estuvo más lista, como siempre. Así que por eso y no por otra cosa, el domingo fui un poquito feliz, y como de vez en cuando toca, por eso lo digo aquí.

Tiendo a menospreciar a la gente que se enorgullece de cosas que no escogieron o merecieron, por encima de todas ellas, la patria, que no se muy bien en que consiste, ni si está buena, ni donde se puede encontrar (ya decían en Senderos de gloria aquello de que el patriotismo es el último refugio de los canallas) pero en cambio, como hombre incoherente en que me he convertido, me siento muy orgulloso del colegio que mis padres escogieron para mí, del lugar gigantesco donde encontré los sueños, las ganas de contarlos y los amigos que se convirtieron en familia y del sitio en el que se juega al baloncesto aunque nunca se vaya a ganar lo que el mundo debería concedernos si algo supiera de piedad.

Vivan los equipos de patio de colegio, las lágrimas alegres y los días tontos en que te sientes feliz

19 comentarios:

Anonymous Polilla ha dicho...

Estudié en un colegio donde un par de días al año encerraban a los alumnos en las aulas y bajaban las persianas, asustados por la Demencia de los que estudiaban en tu colegio. Y yo, miraba por las rendijas y trataba de escaparme para mezclarme con esa gente que invadía la calle. Porque envidiaba, sobre todo, la libertad que leía en sus rostros...

Me caían bien esos tipos de tu colegio.

4:07 a. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

MMMmmm Señor Mago...
siempre los momentos felices duran apenas lo que tarda el balón en atravesar las redes....
Nada, absolutamente nada como vivir la Victoria, aunque sea prestada, aunque sea volátil, por que justo cuando se alzan los brazos al cielo, uno puede estar seguro que a la realidad se le han hecho cosquillas..:)
Muchas Felicidades por ese triunfo...
Más felicitaciones por haber estudiado en un cole dónde aprendiste a contruír tus sueños:)y a encestar ilusiones....
Besos contentos...

5:43 a. m.  
Blogger Raist ha dicho...

Y guiados por un maestro educado también en el Ramiro...

Me gustó lo de enorgullecerse de una patria que no elegimos... me hizo reflexionar un poco... quizá la necesidad de tener un sentimiento colectivo, la necesidad de agruparnos y sentirnos felices o tristes en grupo...

8:20 a. m.  
Anonymous María ha dicho...

Pues sí, ese colegio tuyo tiene lo suyo y genera la "envidia" de otros colegios y de otros alumnos. A mi adolescente favorito le hubiera gustado ir a ese colegio y a sus canchas y todo eso que cuentas. Hemos vivido un campeonato bueno, muy bueno y desde que los vimos en Madrid, no hemos dejado de ver ningún partido. Me alegro mucho por ellos porque se lo han merecido y merecen desde hace mucho tiempo y por los nosotros, a los que nos gusta el baloncesto y los hemos visto jugar, por las sensaciones. Mi adolescente favorito y yo también fuimos felices. Besos

8:58 a. m.  
Blogger Zebedeo ha dicho...

¡Canastas! Vaya, esto que si que es un post con pelotas. Demencial :)

Los que somos de equipos que nunca ganamos nada nos queda la ilusión de que algún día el resto de los equipos les dure una indigestión 8 meses y ganemos la liga.

Biba mi colejio que se enzeño a escrivir tanvien

12:08 p. m.  
Blogger Eulalia ha dicho...

Y, encima, son gente normal (salvo por la estatura).
En fin.
El domingo hemos sido felices.

2:49 p. m.  
Blogger Larha ha dicho...

Pues que vivan.

Un día viví eso, con canasta mía (de pura chiripa, casada que me había quedado en la cancha contraria y tras un robo de balón decidieron echárselo a la que estaba sin respiración, y encesté), y eso... que un día viví eso.

Un beso grande.

2:55 p. m.  
Blogger Ligeia ha dicho...

Es lo que tiene la Demencia ;)

9:47 p. m.  
Blogger Blanche ha dicho...

Ibas al Maeztu no? hay que ver y yo soñanso con ir a aalguno asi cuando me tenia que conformar con pasarme a un instituto donde lo maximo que haciamos era tirar huevos antes de navidad... que infancia...

11:20 a. m.  
Blogger Bohemia ha dicho...

Estudié en un colegio donde había canchas de futbito, balonmano y baloncesto. Me apunté a baloncesto por acompañara a una amiga y ni que decir tiene que nunca fui una Pau gasolina...pero lo intenté...

que bonito escribes, personita!!!

8:24 p. m.  
Blogger Maryna ha dicho...

Vivan! :))

Estuve en un colegio de monjas hasta los quince... hasta que pude huir despavorida de aquel infierno. Luego en un instituto público, el cual tenía el patio subterráneo... con eso te lo digo todo.

11:02 p. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Y viva los Magos que nos lo recuerdan....!!!

Yo estudie' en muchos colegios y en muchas ciudades y en unos cuantos paises...la diversidad me hizo apreciar la igualdad y a la vez la libertad de ser...todo el mundo es un pais, o deberia de serlo.

Un abrazo...te he guardado unas neuronas que me han sobrado como me pedistes pero-pero...mmmm como que tu no las necesitas ;-)))
Sigo leyendo..

3:50 p. m.  
Blogger Lula Towanda ha dicho...

Suerte de tener buenos recuerdos del colegio, los míos no dan nada más que para chascarrillos agridulces.
Me alegra mucho este triunfo deportivo, solo te queda que gane el Atleti.

1:20 a. m.  
Blogger el mono azul ha dicho...

Aún conservo el olor a patio del recreo

3:07 a. m.  
Blogger Zifnab ha dicho...

Pues si que es el Ramiro el elegido.

Y señá Polilla ruego disculpe los desmanes que cometieron otros, siempre otros, en el Maravillas y demás parentela

Sed felcies

Un día os llevo

11:26 a. m.  
Blogger Alholva ha dicho...

Nunca fui al Ramiro pero soy del Estu (y del Atleti)
Me gusta el baloncesto y fui feliz el domingo (y el lunes)

Yo también quiero ir.

5:09 p. m.  
Blogger Arare_ ha dicho...

Puedo ver ese cole?

12:49 a. m.  
Blogger sergisonic ha dicho...

es curioso leer hoy tu texto (me estoy poniendo las pilas ya!!!), justamente el día que, abriendo un cajón de una habitación de casa, me sale una fotografía de uno de mis equipos de básquet, el Pío XII, de hace unos mmmm... ¿catorce o quince años? ostras.

12:00 p. m.  
Blogger Lince ha dicho...

VIVA!!!

;)

1:44 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal