El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

miércoles, septiembre 27, 2006

El Señor de los Pinchazos II: La torre Neardenthal

Aqui hay mucho listo que sabe cambiar ruedas y tal -el tono agresivo empleado no se corresponde con un presunto talante violento de mi representado que aduce en su defensa que no es más que un burdo recurso estilístico. Nota del Abogado defensor -. pero donde estabáis cuando iba yo por la carretera de Toledo y pinché?Pues eso. Que iba yo por Toledo (como me recuerda esto a Caperucita cuando iba por el bosque, la muy buscona...). Y os preguntaréis. ¿Por que ibas por la carretera de Toledo?. Preguntadlo por favor que si no me quedo muy solo. Considero vuestro silencio como una pregunta

Pues resulta que me dio por comprar el coche en Toledo en el concesionario de un colega de mi tío y resulta que como los coches se les debían de haber terminado y que sería muy evidente -incluso para mí- colocarme una carretilla decidieron ponerle cuatro ruedas a un ataud y claro, me engañaron (yo no se si el del concesionario sigue siendo amigo de mi tío, no he vuelto a hablar con él desde entonces). Pues en una de esas innumerables veces que a Ciruelo (así se llamaba mi buga), le dio por estropearse, regresaba yo del citado garito desde el que aún me llegaban las risas que se echaron a mi costa. En estas que conduciendo yo cual Fernando Alonso (o cual Sete Gibernau, lo que prefiráis) aprecio un sutil traqueteo en mi andadura, que si bien tuvo un efecto relajante de primeras, tornose molesto en lo venidero. Así que yo, que siempre he sido perspicaz induje que algo pasaba y que mejor sería echarse al arcén. Ya lo decía mi madre que yo había salido listo: la rueda copilota había decidido suicidarse y rasgarse toda ella en un frensí suicida la muy hija de puta. Presa de la adolescencia resonaron en mi cabeza las mencionadas preguntas por vez primera con una cuarta de regalo.

¿Por qué coño no me hice un movil de contrato en lugar de uno cutre y salchichero de tarjeta?.

La hice cuando tratando de llamar para preguntar con viril tono, papá ven a ayudarme que de esta no salgo, me contestó en su lugar una dulce señorita que no se parecía demasiado a mi padre y que, amablemente, me comentaba aquello de que no tenía saldo suficiente para efectuar la llamada (bien, es posible que su madre no tuviera la culpa, pero yo la insulté igualmente presa del pánico), o bueno eso fue lo que intuí que dijo, porque resulta que por la carretera de Toledo suelen pasar coches, es una costumbre que tienen, los cuales, los muy maleducados, tienden a hacer ruido. Mucho ruido. Y las ventanas del Fiat Uno tienden a ser endebles, muy endebles. Nunca supe lo que pasó cuando traté de recargar el móvil con tarjeta. Lo único que se es que no se recargo. No oía nada salvo cienes de ruidosos coches que no se compadecían de mi desgracia. La próxima vez que me recomienden un concesionario porque son colegas recordadme que le pegue un tiro en la nuca

Allí me veía yo. Un viento de pelotas. Unas gélidas lágrimas. Unas ganas de echarme a la calzada y acabar con todo aquel dolor. Ay mísero de mí, ay infelice. Y sin embargo, un súbito ramalazo de intrepidez surgió de lo más profundo de mis entrañas para acudir en mi ayuda y convencerme de que, sin ningún género de dudas, yo era capaz de cambiar una rueda. Yo, damas y caballeros era el rey del mundo. Lástima que el mundo no considerase lo mismo de mí. Los del concesionario (ojalá se papeen los nueve infiernos de dante y tres o cuatro de bonificación a mi salud) gato si le habían colocao pero entendieron la llave como extra de lujo y se la quedaron no se si para atracar gente o perpetrar extraños juegos sexuales con ella. Sin llave, sin moral y sin la Winslet me entretuve subiendo y bajando el coche con mi solitario gato.

Mi analítica mente sin embargo se resistía a la rendición y buscaba complejas alternativas que pudieran sacarme del apuro. La primera idea fue tratar de quitar las tuercas con los dientes pero todos sabemos que la primera idea, como aún no se ha visto espoleada por el ingenio de otras, suele ser bastante idiota, así que me concentre aún más en búsqueda de la iluminación. La putada de ser miope es que no me vino ninguna otra y los dientes acojonados, castañeaban. Y encima hacía frío.

Mi analítica mente persistió en su infatigable cometido y le propuso a mis sentidos observar el entorno que me rodeaba a fin de sacar una conclusión entre todos. A mi izquierda, seis carriles de carretera nacional mediante, quedaba una tienda de muebles, a mi derecha un erial desolador que probablemente delimitaría al norte sur y este con la locura y a mi espalda un vehiculo transitaba lentamente por el arcen en mi dirección (no quiero dejar pasar esta oportunidad sin felicitar a los ingenieros que idearon la citada carretera por lo largas que son las rectas que planificaron y su eficacia como símbolo de la desolación, gracias peña, os quiero).

Pensé (si, a veces pasa), puedo ir a la tienda de muebles jugándome la vida y pedir que me dejen hacer una llamada, pero claro, con la suerte que tengo, si no me mata un trailer de 50.000 toneladas igual topo con la tapadera de una secta satánica y me sacrifican a Lucifer o igual me quedo aquí, espero que llegue ese vehículo que si es más lento , es un glaciar y dejo que el psicópata que lo conduce me taladre el cuerpo con su cuchillo de caza y así me puedo disfrazar de alfiletero para Halloween. Talmente superada por la adversidad mi analítica mente decidió fatigarse, y tomarse unas inmerecidas vacaciones dejando el análisis para circunstancias más propicias.

Cuando llegó hasta mí el lentísimo vehículo (pensé lo de lento 20 minutos antes) descubrí algo que me tranquilizó un poco. El coche en cuestión era una furgoneta de mantenimiento de carreteras. Yo no sabía que eso existía (pensaba que las carreteras se limpiaban solas como mi ropa cuando vivía con mis padres) pero en cualquier caso me pareció tranquilizador. Hasta que le ví a ÉL y entonces la serenidad se me escurrió patas abajo cuando comencé a rezar un rosario que si bien nunca antes había rezado me salió que ni pintado conn todos sus misterios y sus cosas de rosario. Yo nunca he visto un hombre de Neardenthal y sin embargo desde aquel día, se como tuvieron que ser. Cuando la furgoneta se detuvo, de su interior descendió una criatura gigantesca con pelo por todas las partes conocidas y por algunas, que gracias al cielo, ocultaba su uniforme.

Buenas tardes le dije

Gñññññ, respondió él

Hostia Demostenes, pensé yo

No que es que he pinchado y tal y pascual….

Gñññññ fue su respuesta

Que difícil es la comunicación, pensé yo de nuevo.

El caso es que el tío entenderme debió entenderme, se metió en la furgo cogió una llave de esas que parece un candelabro judío y se puso a analizar la situación. Intentó quitar el tapacubos y como no pudo a la primera, descartó las sutilezas y la emprendió a hostiazos con él sirviéndose de la sionista herramienta

Ejem dije yo

Gññññ insistió él

Y yo claro me dije, nene cállate que está armado y es más fuerte. Y aunque no estuviera armado es innegable que es más fuerte. Y aunque no fuera más fuerte he de recordarte que eres un cobarde. Es verdad recordé, así que convencido por mi aplastante lógica, por cada hostia que le daba animábale yo a continuar. Dale más fuerte a ese cabrón y mas fuerte le daba a mi pobre tapacubos. Máta a ese canalla y acabo matándole. Que dulce es el regustillo a sagre que deja el bestialismo y la palidez de los nudillos que otorgan los puños apretados. Al final el hombre cambió la rueda sin mucho drama y yo llegué a una nueva conclusión. Si los Sapiens que convivieron con los Neardethal hubieran sido como yo, ahora la única forma de vistarnos sería en Atapuerca y los de Neardenthal estarían tranquilamente en sus casas tomándose unas cañitas.

Gracías dije, muy, muy, muy sinceramente

Gññññññ respondió él

Va a ser que tengo demasiado vocabulario y es por eso que soy idiota.

Eso va a ser me respondió mi voz cabrona.

(Continuará)

15 comentarios:

Blogger Isthar ha dicho...

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

¿Y por que ibas por la carretera de Toledo? Bueno, vale, ya has dicho que porque ibas allí a comprarte un coche ¿Y por qué en Toledo? Vale, porque te lo habían recomendado. Y ahora es cuando aprovecho a recordarte que te compres una pistola ;)

Me ha tocado ponerme al día con la historia completa, y te aseguro, que espero tener suerte y no tener que hacerme todas esas preguntas nunca. Por el momento ni siquiera tengo carnet, así que no va mal ;)

Desde luego eres un tío con suerte, a veces hasta agradeces que la gente sea parca en palabras. ¿Ves con qué poco se puede uno hacer entender en el mundo? ;)

Un abrazo inmenso a la espera del siguiente capítulo.

11:45 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me ha gustado :)
Espero la continuación.
Sigue adelante :)

Atte. Mai

10:46 p. m.  
Blogger Alholva ha dicho...

Te equivocas, no todos sabemos cambiar ruedas. Voy a confesar. Cuando pincho llamo al seguro y el de la grúa me la cambia. Total, nunca doy un parte y me cuesta una pasta, pues le saco el rendimiento tirando de asistenta en viaje cuando es necesario y si pinchas y no sabes cambiar la rueda es imprescindible. En realidad sé hacerlo pero… de la teoría a la práctica va un mundo. Yo tardaría tres horas y el de la grúa lo soluciona en diez minutos.

Otra cosa, si la carretera que describes es la de Madrid-Toledo sí hay una secta, jeje. Si es que la realidad siempre supera a la ficción. Además dan mucho yuyo porque llevan unas pintas que… uf!

La última, ¿se pueden decir tacos en los comentarios? Porque iba a decir algo muy gordo pero lo dejaré en que me ha encantado, que me parto y que estoy deseando leer el próximo capitulo.

Un beso

11:32 a. m.  
Anonymous María ha dicho...

jeje. Muy buen relato Sr. Mago, estoy esperando con ganas la continuación. Ahora, después de que Él cambiara la rueda, la teoría por lo menos ya la sabes ¿no?. Besos

2:38 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

jajajajajjaaj Zifnab, me pongo de pie!!!
carajo eres un Genio de las letras.. de las historias y del humor!!
me he reido y disfrutado de éste escrito como nunca!!
besos todos:)

9:42 p. m.  
Blogger Arare_ ha dicho...

La Ley de Murphy está más presente en nuestras vidas de lo que creemos.

¿Ya has arreglado lo del móvil?

Espero el final mientras sigo riéndome con gusto!

petonets!

7:41 a. m.  
Blogger Eulalia ha dicho...

Mago,
te estoy comenzando a perder el respeto.
No a tu genio literario: a tí, a tí, que no sabes asumir que ignorar cómo se cambia una rueda es parte de tu mismidad.
No aprendas NUNCA.
Un beso.

1:33 p. m.  
Anonymous MDM ha dicho...

"tornose molesto en lo venidero" jajajajaja.
¿No será el mismo neardental que dirije el tráfico en la rotonda de Castedefels, donde los coches circulan como si fueran tiovivos endemoniados?
Al conseguir salir de la inercia de la rotonda le pregunté donde estaba la entrada al Lidl y el me contestó:

Grrrrrr

Espero la nueva entrega, pinta interesante y sobre todo divertida.

1:40 p. m.  
Blogger Zebedeo ha dicho...

Por lo menos te contestó grrrr y no se puso a hablar contigo en ese amable lenguaje gestual que supone levantar el dedo corazón hacia arriba para acto después cruzar el antebrazo izquierdo sobre la unión del brazo y antebrazo derecho. Viendo el lado positivo no acabaste en los brazos de una secta ¿o sí?

6:55 p. m.  
Blogger mamen somar ha dicho...

Sigamos que me tienes impaciente, coñe...

9:28 p. m.  
Blogger Bohemia ha dicho...

Vamos a por la tercera entrega...le pones más intriga que Hitchkock...

Besos

3:26 a. m.  
Blogger Trenzas ha dicho...

Nada mejor que un neanderthal para cambiar una rueda :DDD
Eso sí; tienen el inconveniente de que hablan poco y mal, y a la que te descuidas, te arrean con la llave de tubo; o te pasan una factura que ni te cuento :DDD
Me he divertido muchísimo con tus desventuras. Perdona, ya sé que eso no debe hacerse. No he podido evitarlo :DDD
Buenísimo el post..!
Espero la tercera parte y siguientes. Y ya de paso me cuentas eso de ser un mago Sartán.
¿Es el torpe? Tengo los mismos conocimientos en magia como en cambiar ruedas :)
Saludos y felicitaciones.

9:48 p. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

!!jajajajajaja!!! Mago en todo...

Yo no se' cambiar cauchos pero aprendi' a siempre andar con mi movil cargado...porque tengo un carro fakir que no avisa cuando anda pinchado.. ;-)) fue cambiando los cauchos de verano que descubrimos que estuvo andando con un clavo de 6cms enterrado en un caucho trasero...

Me uno a los curiosos deseosos de saber mas en el proximo capitulo

Un abrazo!!

1:04 a. m.  
Blogger Lula Towanda ha dicho...

Pues la parte pragmática (llamar al RACE) en un poeta que tiene un móvil de tarjeta no es aplicable al caso.
No me negarás que ese pedazo de ser humano te sacó del apuro.
Pero... yo me pregunto... ¿no eres tu mago?

2:07 a. m.  
Blogger Lince ha dicho...

yo aún me ando partiendo con lo del candelabro sionista.
eres un narrador excepcional, mago.

ataques de abrazos :)

9:45 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal