El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

lunes, enero 09, 2006

Para oir mientras se lee


Powered by Castpost


Así empezó todo




Voy conduciendo en uno de esos días que del sol, ni la sombra y en que, como el campo no tiene muy claro si prefiere ser verde o estar triste, se reparte por ambas facetas equitativamente. Nada asombroso podría pensarse que ocurriese. Hasta que ocurre.

La Enorme Nube que hace apenas un instante corría desbocada por el cielo, se detiene, hace una reverencia, sonrie, hincha los carrillos y suelta una, dos, diez notas, una, dos, las diez sílabas de una palabra que forma parte de una frase que bastaría entenderla (lástima de oidos), para ser inmediatamente felices, ahí es nada.

Y no esta sola. Prestas en su ayuda acuden Una, Dos, Tres, Cuatro y Seis nimbos (Cinco, espíritu inquieto, esta en un lejano desierto, de misión humanitaria) y rodean a la Nube Enorme y silban, con timidez y con acierto, y pronuncian incoherencias que sin embargo tienen sentido. El mundo se estremece y el ritmo apenas ha dado comienzo.

Otra nube de natural cenizo, de carácter gruñón, poco dada a las efusiones y de aviesas intenciones y aspectos, sonríe. No puede acordarse cuando fue la primera risa incluso duda de que haya habido alguna otra, pero no puede resistirse a contribuir y contribuye. Deslumbra al mundo con gigantescos rayos que chocan contra las chapas metálicas de una obra cercana. Parecen patillos, pero yo se que no lo son.

Los patos demoran su éxodo. No todos los días hay función o asombro, así que sacan las pequeñas trompetas que guardan de contrabando entre el plumaje y pulsan delicadamente las valvulas con la punta de sus alas, hasta que se les mete el vértigo en el cuerpo y se les escapa el sudor y se miran y se sonríen y tocan, tocan, tocan, porque en eso momento no podrían ni sabrían hacer ninguna otra cosa. A veces pasa.

Y no estan solos, que el mundo se contagia. Millones de estorninos de todo el mundo buscan pareja entre la multitud para bailar a ritmo de fox trot enloquecido, arrimando pechuga, restregando genitales, arriba y abajo, todos a la vez y el cielo loco, y con él mis ojos que ya no caben.

Los hordas de los sobrenatural no son menos y cientos de querubines que ya casi son ángeles, que son greñudos y morenos y gastan pelusilla sobre los labios y no saben de imágenes sacras, apuran sus últimas horas de soprano (algún que otro gallo se les escapa) y suspendidos en el aire y sorprendidos de la locura, cantan notas sin sentido que les hacen reir y desprenderse del miedo. No es fácil tener adolescencia y no tener sexo.

Y el mundo entero convulsionado. Las briznas de hierba que esparcen rumores de que si esto sucede es porque Él está dormido. Los postes de la luz que saltan todos al compas para evitar electrocutarse con los cables. Las señales de tráfico que se inclian burlonas a mi paso. Las piedras de una muralla lanzándose contra la muralla vecina a ver quién derriba antes a quien. Todo es música y nada es yo.

Y llega la calma. El Mundo Entero pendiente de las últimas notas que la Enorme Nube promete oferecr. En el silencio del cielo, si cabe impacta más verla, poniendo la lluvia en cada momento, mirándonos a todos sin vernos. Genial, inmenso, todos aplaudem, chillan los estorninos y las flores que el invierno respeta. El viento juega con las hojas caidas, las derrama por el cielo como si fuera confeti o fuegos artificiales o heramientas de fiesta. Todo, todos, vuelve, vuelven a ser explosión. Los Nimbos que revolotean y se acuerdan de su hermano solidario y lloran. Los patos que gritan que siempre les quedará África, los destellos del cielo, los embates del viento, los espamos de la hierba, el corro de la luz, la guerra de las piedras. Todo es música y diferencia. Ay de aquel que no sepa morir en una canción, parecen decir.

Y poco a poco se despiden y se juran que volverán quien sabe si cada año quién sabe si cuando surja, que el tiempo siempre es cosa distinta según sea quién lo mida. Y ahí me quedo yo, conduciendo un coche rojo en medio de un mundo nublado, preocupado por la locura o más aún por si lo que vi, pasó. Llego a mi casa y aún no se la respuesta, aunque me la imagine.

22 comentarios:

Blogger cieloazzul ha dicho...

Valgame Dios...
que relato mas increible...
me ha qutado el ceño fruncido y me ha dejado con un cantito en el alma...
que maravilla Señor!!!!!!
ahora entiendo pq le dicen
" Mago"...
mis Respetos...
Besos.

4:39 a. m.  
Blogger José Luis Contreras Muñoz ha dicho...

Buen texto,mejor la mùsica

6:28 a. m.  
Blogger Bito ha dicho...

Plas, plas, plas... genial señor zifnab, genial.

9:21 p. m.  
Blogger Bito ha dicho...

¿de quién es esa canción?.

9:22 p. m.  
Blogger edwardprehiem13252736 ha dicho...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. My blog is just about my day to day life, as a park ranger. So please Click Here To Read My Blog

http://www.juicyfruiter.blogspot.com

10:19 p. m.  
Blogger Zifnab ha dicho...

Es la fanfare de la vie de la banda sonora del documental Génesis

Sed felices

11:44 p. m.  
Blogger Umma1 ha dicho...

Hermoso, pletórico de poesía.

3:41 a. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

Caray... lo confieso...
es la quinta vez que vengo a leer ésta maravilla y es la quinta vez que me sigue refacinando más y más...
De lo mejor que he leido en mucho tiempo!!!
de verdad!
Besos...

6:13 a. m.  
Blogger Misscronic ha dicho...

Yo también me lluevo en aplausos.

12:02 p. m.  
Anonymous la innombrable ha dicho...

Esto no puede ser sólamente magia.
Este debe ser uno de los hechizos de primera, pero ¿para quién?
En serio, me ha gustado mucho, has sacado el color de un día gris y además (por mi parte) ha existido una sincronía perfecta entre texto y música.
Seguro que eres feliz

2:29 p. m.  
Blogger Desencanto ha dicho...

Indescriptible la ola de sensaciones que trasmiten tus letras.

Indescriptible.

3:42 p. m.  
Blogger Ring ha dicho...

Bravo!
Como siempre sorprendente.
Vaya espectaculo tu tormenta.

7:28 p. m.  
Blogger Larha ha dicho...

Siempre quise ver a los estorninos bailando el fox trot, en serio. y ahora que sé que no es leyenda, con más ganas vehementes quiero.
Oiga, preciosa su estampa.

Un beso.

8:10 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

Gracias por tu hechizo y la magia de tu texto. Espero que pronto me hagan efecto. Besos.

11:30 p. m.  
Anonymous vi230850 ha dicho...

Lluvia de aplausos!

1:24 p. m.  
Blogger Ashavari ha dicho...

me encantan las nubes... y tu relato

4:35 p. m.  
Blogger Sopor eterno ha dicho...

Que bueno por Dios!! sin duda solo lo puedes ver tu, y fue cierto y pasó, pero solo tus ojos lo vieron.

Un abrazo

1:47 p. m.  
Blogger illa ha dicho...

Jaja ¿Sabes que ha sido lo magnífico? No sólo el extraordinario escrito de palabras acertadas, sino la sincronización con la música, pues realmente, sólo explicas lo que evoca!!
Eres el mejor!!
¿Puedo ser tu fans nº1???:P

7:37 p. m.  
Blogger Blanche ha dicho...

y quiero salir a la calle, mojarme sentada en cualquier parte con la lluvia y observarla...

8:42 p. m.  
Blogger Angela ha dicho...

Luego te comento en lo que me quedé pensando después de leerlo. Por ahora te cuento que acabo de regresar a casa y ya mismo me pongo al frente de tu encargo, no te lo garantizo pero intentaré conseguirla. Un beso

11:58 p. m.  
Blogger Lince ha dicho...

tiene huevos...
escribe usted lo que siempre he querido escribir, dice las palabras que yo he querido usar. solo le falta no usar mayúsculas para ser un reflejo de lo que quiero escribir.

mis más sinceras envidias.
mi más sincera admiración.
no voy a ser feliz si sé que usted existe y escribe sin cobrarnos nada.

salud.

10:18 p. m.  
Blogger Yede ha dicho...

Hoy es un día frío sin chimenea.

7:12 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal