El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

lunes, enero 23, 2006

Cosas sin nombre

Pues resulta que Borges escribió un poema -el último de los que figuran en este enlace- en el que mencionaba cosas (yo añado personas o animales) que la historia se ha olvidado de mencionar, de darle nombre o de identificarlas, y uno de estos profesores que despiertan la admiración de sus alumnos y las fantasías de sus alumnas tuvo la ocurrencia de proponerles a sus pupilos que le imitaran. Y los pupilos le imitaron y le superaron, porque le añadieron cosas que a Borges parece que le quedaban un poco grandes, como por ejemplo el sentido del humor. Y así se refirieron por primera vez desde que el mundo es mundo, a la canción de moda que cantaban los marineros del barco de Colón o al parásito del parásito.

A una de esas alumnas le pareció muy divertido y me lo propuso y yo caí, enamorado de la moda juvenil, convirtiéndolo en una enfermiza obsesión de una noche sin sueño que murió en cuanto despertó el día, siendo este el resultado que no se que calificación obtendrá. Si a alguien le apetece, que lo haga y comience desde este mismo instante una cadena de esas interminables que unos y otros nos vamos pasando (juro que todos los beneficios económicos se destinarán a entidades que me beneficien) y si no todos libres...

pero estas son las cosas a las que la Historia nunca le dió nombre y por las que quedará condenada para toda la eternidad. Acoqui.



- El lugar en el que nadie puede verme

- La burra que maternalmente le llenaba la bañera de leche a Cleopatra

- El motivo del mal

- El pariente de María del que se acordó Jose cuando ella le dijo que un tal Gabriel le había anunciado que estaba embarazada

- El primer lobo que le aullo a la luna

- Las lágrimas de mi padre cuando se murió mi abuela

- El nombre de un inmigrante que se comió el mar

- La mujer que le contaba cuentos a quien quiera que escribiese Las mil y una noches

- El primer cigarro que se fumó mi madre

- El único pianista feliz que no acabó en el circo

- La primera ola que pronunció el mar

- El último puñetazo de Gandhi

- La rizada sombra de mi amante

- La marca de las magdalenas que desayunaba Proust

- Las caricias que posa el sargento en las mejillas de su mujer

- El día anterior al primer lunes

- Las palabras de Harpo Marx que le hacían reir a carcajadas a Buster Keaton cuando quedaban a cenar en casa

- El peluquín que compró Sanson para olvidar su mal de amores

- Una señor que al poner la tele logró no ver una sola imagen de la muerte de Juan Pablo II

- El color de los ojos de Dios

- Una caracola muda de mar

- La noche en que se durmió el buho para conocer el día

- El árbol que cambió mi vida

18 comentarios:

Anonymous María ha dicho...

Uff! ¡qué difícil! pensaré en ello. Besos

8:32 p. m.  
Blogger Larha ha dicho...

La burra que llenaba la bañera a Cleopata maternalmente se llamaba Josephine, no me preguntes cómo lo sé pues no puedo decirlo, pero ese era su nombre.

Oye, me ha encantado.

Un beso.

11:08 p. m.  
Blogger Misscronic ha dicho...

Je,je....¿El motivo del mal?.... La humanidad... mas claro agua

7:39 a. m.  
Blogger Blanche ha dicho...

me encanta borges...

2:29 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

vaya martes que tiene la peña, me incluyo, eh? y sin ofender... un beso. lou

3:12 p. m.  
Anonymous la innombrable ha dicho...

El momento en que estuviste pensando para escribir este artículo.

3:21 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

éste instante, en que intento buscar:
la respuesta a los olvidos...
Besitos mios Señor

4:28 a. m.  
Blogger Umma1 ha dicho...

Pero si Borges tenía un extraordinario sentido del humor. Era un maestro de la ironía.

4:30 a. m.  
Blogger Sopor eterno ha dicho...

Hay tantas cosas que no tienen nombre..

El nombre de mi alma,rota en pedazos..

El nombre del hijo de puta que se llevo a mi padre...

y asi un largo etcetera..

Muy bueno Zif, me has echo recapacitar sobre esto.

Un abrazo magico.

10:01 a. m.  
Blogger Lula Towanda ha dicho...

Si no tienen nombre ¿a que bautizarlas?, dejalas estar

5:17 p. m.  
Anonymous Luces-D-Bohemia ha dicho...

Quién pronunció por primera vez la palabra Amor y más aún, quién fue capaz de encasillar ese sentimiento en una definición que debemos asumir como universal.

Nunca he entendido cómo algunos son capaces de definir el amor.


PD: Pude regresar, al fin, y escapar de la ausencia de tiempo.

8:59 p. m.  
Blogger SUPERCLUCHY ha dicho...

mmm... muy enigmático. me ha gustado mucho ^^

9:01 p. m.  
Blogger Ligeia ha dicho...

Una tras otra a cada cual mejor.

Un beso.

9:49 a. m.  
Blogger Ring ha dicho...

Cada vez me gustas más, querido Zifnab.

11:28 a. m.  
Blogger Dra. Kleine ha dicho...

De curiosa... así nomás

4:32 p. m.  
Blogger Bohemia ha dicho...

He disfrutado este post...

5:10 p. m.  
Anonymous vi230850 ha dicho...

Uff, complicado!

Creo que el silencio no se nombra con silencio y merecería la pena nombrarlo (callando, siendo árbol)

Líos mentales de uno...

8:32 p. m.  
Anonymous María ha dicho...

La sonrisa de un niño, la mirada perdida, el patio donde jugaba, el primer día de todo, el calor de un abrazo, el libro que nunca leí, la rana que se convierte en príncipe, mi marioneta,..., seguro que luego se me ocurren más. Besos

10:23 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal