El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

lunes, octubre 08, 2007

Mira que me lo decía mi madre, coño

No vayas allá mi niño

Pues yo era un niño entonces y como viejo que soy ahora, es ahora cuando comprendo la razón que tenía. Ahora que es demasiado tarde, ahora que poco a poco me dejo caer. Ahora que me siento. Ahora que espero la muerte

El horizonte. Mi perdición. El único lugar al que yo nunca pude llegar y por eso, mi mirada nunca dejaba de perderse, y por eso mi madre me decía, no vayas allá mi niño y yo iba, con la mirada, y con el pensamiento y al final con los pies, por el camino de arena, que ahora se que no tiene fin (o quizás lo tenga, pero está demasiado lejos). Mi madre mascullaba, es eterno, es eterno, pero nunca hizo nada para detenerme, salvo esperar.

También se ahora (que cansado estoy) lo canalla que era el poeta que juraba que el camino era lo importante. Quizás fuera, porque el acabó llegando a casa o porque nunca se marchó y le dio por imaginar lo romántico que sería viajar eternamente. Apenas dos brazos me saludaron a lo lejos y los más, se escondían detrás de granjas ruinosas, vencidos por el miedo. Que mire avergonzado, los muñones que me quedan en los pies, que huela lo que un día fueron ropas y ahora solo es piel. Y que entonces me hable de mierdas de caminos que hacen de la vida una aventura.

Yo seguí andando, al principio, porque el horizonte siempre se veía muy cercano. Y al final, porque regresar no merecía la pena. Bebi todas las lluvias de todos los años y no hubo polvo del camino que no acabara dentro de mis pulmones. Cierto es que hubo parajes bellos, o creo recordar que los hubo. Estoy cansado, estoy demasiaqdo cansado para saber si fueron verdad o invento.

Y por eso es aquí, donde los árboles mueren donde decido que todo se acabe. Que nadie llore por mí. Que nadie se acuerde. El horizonte no existe, mamá, lo siento.

17 comentarios:

Anonymous María ha dicho...

¡qué lejos te has ido! El horizonte cercano pero cada vez más lejano. No vayas que será largo y costará regresar porque el camino de vuelta es más largo aún. Difícil que nadie se acuerde. Vas dejando huella.

Besos

9:00 p. m.  
Blogger humo ha dicho...

Si el horizonte no existe, entonces el camino es lo real, le des o no importancia, te guste o no y aunque te sientas cansado.
Tu madre, como todas las madres, te querría siempre niño, pero es terrible quedarse, créeme, caminante.

12:06 a. m.  
Blogger Princess Valium ha dicho...

¿Para qué andar si no disfrutamos de las vistas? La meta no es llegar al horizonte, ni siquiera comprobar si existe; la meta está en saber lo que queremos lograr.
Besitos

9:32 a. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

11:29 a. m.  
Blogger TICTAC ha dicho...

Oh..con sus bellas letras me entristecio' un poco...Mago.
El horizonte es todo lo que me queda..es lo que me hace soñar, donde caben todos mis pensamientos..me regala atardeceres que parecen amaneceres...nunca caminariamos hacia adelante si no tuvieramos una meta, aunque solo signifique el viaje por el viaje...

cariños Mago!

11:31 a. m.  
Blogger Arare ha dicho...

lo bueno es que podemos hallar una gran cantidad de horizontes, sólo hay que fijarse... y cada uno de ellos merece atención especial. Siga buscando!!! (huy, esta última frase parece la que salía en la tapa del yogur cuando buscábamos el premio)

Besos de mar.

11:59 p. m.  
Blogger cieloazzul ha dicho...

Mmm Mago....
tu de un horizonte haces maravillas....
tu mamá una sabia!
:)
besos

1:06 a. m.  
Blogger Imagine Photographers ha dicho...

JO! pasaba por aquí de camino a no se donde y me he quedado deprimido :(, he perdido las pocas fuerzas que me quedaban

2:04 a. m.  
Blogger Ana di Zacco ha dicho...

Tómese ustez un Aquarius, don, aunque sea uno metafórico, y ya verá cómo le vuelve la energía.
Lo malo de los horizontes es que parecen rectos y en realidad son curvos: un timo, oiga. Prefiera la maratón del Corte Inglés o algo así, que al menos hará el camino entrañablemente rodeado por una masa de smilies humanos :)

8:03 a. m.  
Blogger Zebedeo ha dicho...

El horizonte es el primer coche que tuve. El Talbot horizonte. El otro horizonte es muy bonito para fotografiar pero no para ir allí, pasa como con las islas arrasadas por el tsunami, son muy bonitas para fotografiar pero ahora mismo ira hasta allí....

Ya se que voy con un poco de atraso (aunque no soy retrasado) pero también soy de la opinión I y II

12:03 p. m.  
Blogger Lince ha dicho...

el horizonte es una mierda.
yo también sigo caminando porque regresar no merecía la pena, porque el inmovilismo me destroza, por curiosidad, por rutina...
pero el horizontes es una mierda
anhelar es una mierda
desear, a veces también.

abrazos.

8:04 a. m.  
Anonymous Polilla ha dicho...

Cuando era pequeña, mi padre siempre me decía que la mejor foto quizás no es la que tienes frente a ti, sino la que acabas de dejar a tu espalda. Que por eso es bueno darse la vuelta de vez en cuando.

Gracias a eso, descubrí que la vida siempre tiene dos perspectivas: la que ves y la que está detrás de ti.

Quizás el horizonte que tú buscas es el que has dejado atrás, el que está a tu espalda... Si te giras un poquito lo descubrirás.

10:20 a. m.  
Blogger la-de-marbella ha dicho...

"...Y al final, porque regresar no merecia la pena." Pues me conmueve esa frase más de lo que puedo explicarte, es tan honda....
Saludos

8:14 p. m.  
Blogger sergisonic ha dicho...

el horizonte es una línea imaginaria que alguien ha dibujado para engañarnos y todavía se está riendo mientras saca punta a su lápiz y piensa en qué otro juego nos va a meter en qué otro juego va a hacer que se pierdan nuestras miradas porque miramos y vemos y la línea pero no llegamos a ella con lo que ¿está o no está? si la vemos y no llegamos

gafas

11:19 a. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS ha dicho...

Joder, me has acojonado y todo, nene... mira que las madres suelen tener razón... y tu ahí, rebelándote contra causas perdidas... yo que tu me metía en casa, me cagaba en la versión beta, y me tomaba un copazo, mano de santo. Luego me lo cuentas, hermoso.
Ah, tengo casa nueva, la vieja tuve que derribarla, demasiados cadáveres por allí expuestos...
BSSSSSSSSSSSSSSSSSS

2:21 a. m.  
Blogger Bito ha dicho...

Quizás te pasó como en la película de "dentro del laberinto" que la salida del camino no estaba en el horizonte sino a la derecha o a la izquierda...

Un saludo,

7:02 p. m.  
Blogger Ernesto Schutz ha dicho...

que habia en el horizonte exactamente?

12:57 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal