El centro del lago de la luna

Una pequeña Republica del desconcierto y la desazón.

miércoles, marzo 23, 2005

Hoy llueve

Y la Mujer, cansada de emborronarse cada vez que se miraba en el espejo, le pidió a la Bruja un sortilegio que le transformase en otra mujer diferente. Y la Bruja le dio un ungüento y le dijo "por cada vez que te lo apliques serás un mujer diferente, siempre hermosa". Y aquella misma noche, la Mujer le dijo al Hombre "quédate con la que más te guste" y el Hombre negaba con la cabeza cada vez que la Mujer cambiaba de forma y se convertía en otra mujer distinta hasta que en lugar de negar asintió e hicieron el amor de manera absoluta y desmedida. Por la mañana la Mujer fue hacia el espejo para ver en que se había convertido y le brotaron dos lágrimas cuando se dio cuenta de que seguía siendo la misma mujer. El Hombre se puso detras de ella, le cerró los ojos con las manos y le susurró "te quiero".

1 comentarios:

Blogger ideas ha dicho...

Este articulo me suena especialmente..
Supongo que durante una temporada, cuando me asome al espejo me frotare los ojos y me preguntare quien es esa que osa mirarme fijamente..

1:43 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal